Registra Tu Progreso

A veces, llevar el seguimiento de una pérdida de peso exitosa es más difícil de lo que puedas pensar. Centrarte sólo en el peso y la báscula todos los días puede ser engañoso, causar ansiedad innecesaria y perjudicar tu motivación sin motivo alguno.

La báscula no es necesariamente tu amiga. Puedes querer perder grasa, pero la báscula pesa también los músculos, los huesos y los órganos internos. Aumentar la masa muscular es bueno. Por este motivo,el peso y el  índice de masa corporal (IMC)  son maneras imperfectas de medir tu progreso. Esto es cierto particularmente y terminar un periodo largo de semiinanición (conteo de calorías), porque tu cuerpo puede querer restaurar la masa muscular, etc. que había perdido. Empezar un entrenamiento con pesas y aumentar tu masa muscular también puede ocultar la pérdida de grasa.

Bajar de peso y aumentar la masa muscular muestra un progreso excelente, pero podrías dejar de notarlo si sólo te pesas. Por eso es inteligente llevar también un seguimiento de la pérdida de la grasa abdominal midiendo la circunferencia de la cintura.

A continuación te explicaré cómo hacerlo:

  1. Pon la cinta métrica alrededor del abdomen como en la imagen, un poco más arriba del ombligo  (de forma más precisa, en el punto medio entre la costilla más baja y la parte superior del hueso de la cadera, en el costado del cuerpo)
  2. Exhala y relájate (no trates de meter el estómago)
  3. Asegúrate de que la cinta métrica esté ceñida, sin apretar la piel
  4. Toma la medida

Compara el resultado con estas recomendaciones:

Waist circumference guide

Yo recomiendo tener como objetivo “excelente”, pero esto no siempre es realista. Las personas jóvenes normalmente lo pueden lograr, pero para algunas mujeres de mediana edad o mayores puede ser un gran triunfo llegar al nivel “adecuado”.

Medir el progreso

Aconsejo medir la circunferencia de la cintura y el peso antes de empezar el viaje de pérdida de peso, y después quizá una vez a la semana o al mes. Anota los resultados para poder llevar un seguimiento de tu progreso. Si quieres, puedes medir más partes del cuerpo: alrededor de las nalgas, el pecho, los brazos, las piernas, etc.

Ten en cuenta que el peso puede fluctuar varios kilos arriba o abajo a diario, dependiendo del equilibrio de líquidos y del contenido del estómago: no te preocupes por los cambios a corto plazo, sigue más bien la tendencia a largo plazo.

Si puedes, trata de comprobar otros marcadores importantes de salud  cuando estés empezando, como los que se detallan a continuación:

  • Presión arterial
  • Glucemia (glucosa sanguínea en ayunas o HbA1c)
  • Perfil de colesterol (incluyendo HDL y triglicéridos)

Estos marcadores mejoran de forma casi universal en una dieta baja en carbohidratos, incluso antes de perder peso de forma significativa. Volver a comprobar estos marcadores de salud después de algunos meses puede ser excelente para la motivación porque normalmente mostrarán que no solamente estás bajando de peso, sino que también tu salud mejora.

P.D.: ¿No tienes una cinta métrica en casa? Prueba estas opciones:

  • Usa cualquier trozo de cuerda. Extiende la cuerda alrededor de la cintura y corta la cuerda a su medida el primer día. Esta cuerda debería, de forma mágica, volverse cada vez más larga cada semana que la extiendes alrededor de la cintura. 
  • Comparar cómo te quedan un par de jeans antiguos también es una buena opción.

Share this article

Comments are closed.