El Cuerpo Te Informa Sobre Tus Emociones

Como sociedad damos mucha importancia a los pensamientos y a nuestra parte racional. En cambio, las emociones y el cuerpo a menudo quedan relegados a un segundo plano. Por suerte, cada vez más, conceptos como la inteligencia emocional ya no suenan tan raros. Sin embargo, prestar atención al cuerpo en medio de nuestro ritmo cotidiano es una rutina que muchas personas aún no han adquirido.

¿Y si el cuerpo fuera un faro que ilumina el camino hacia nuestras emociones? Descubre qué importancia tienetu cuerpo en la construcción de tus emociones es importante para poder aumentar tu consciencia corporal y reducir las tensiones que puedan tener una causa emocional.

¿Cómo influyen las emociones en tu cuerpo?

El cuerpo y las emociones van de la mano, cuando uno habla el otro reacciona. Existen numerosas investigaciones científicas que avalan la influencia de las emociones en el dolor y el cuerpo físico y cómo estas se relacionan constantemente. De hecho, se ha demostrado que se activan áreas del cerebro similares cuando experimentamos un dolor físico y un dolor emocional.

Por ejemplo, si no gestionas un enfado o el estrés de tu trabajo, esto puede generarte, a veces, una contractura o tensión en la mandíbula. Son emociones no expresadas, que se quedan incrustadas en tu cuerpo, esperando que las dejes salir. Como no pueden manifestarse, van a intentar expresarse de algún modo, y terminan haciéndolo en forma de tensiones o malestares físicos.

De hecho, el cuerpo es un mapa que te ayuda a saber qué estas sintiendo. Seguro que te ha pasado alguna vez, que has notado un nudo en la garganta cuando había algo que no estabas diciendo a tu pareja. O por ejemplo, has notado un dolor de estómago, al sentir miedo a enfrentarte a un examen. Estas son señales que te da el cuerpo para que expreses tus emociones.

Observa tu cuerpo, tiene un mensaje emocional para ti

Las emociones gritan cuando no las escuchamos y se transforman en dolor y sufrimiento físico. ¿Qué mensaje tiene nuestro cuerpo para transmitirnos? Algunos síntomas como dolor de cabeza, dificultades para respirar, sensación de agobio, nudo en el estómago…

Muchas veces intentas tapar estos dolores o sensaciones con pastillas, que momentáneamente te alivian el dolor. Sin embargo, no lo solucionan; solo pones una tirita a una herida que no está curada, porque las emociones siguen sin poder expresarse adecuadamente. ¿No sería mejor que pudiéras atender el mensaje emocional que te quieren transmitir estas sensaciones corporales?

Imagina a un chico que trabaja 15 horas diarias, y tiene tanto estrés que se levanta con contracturas en el cuello cada día. Aun así se toma un relajante muscular, y sigue trabajando. Seguramente, el mensaje que le está transmitiendo su cuerpo es que necesita parar, rebajar el ritmo de trabajo y tomarse descansos.

Presta atención a tus dolores físicos para ver qué necesidades tiene tu cuerpo, si aprendes a gestionar tus emociones, vas a estar mucho mejor también a nivel físico.

Share this article

Comments are closed.