Evita Subir De Peso Vigilando la medida De Tu Cintura

Una dieta balanceada y actividad física son los pilares para la reducción de peso, por lo que te exhorto a no consumir productos milagrosos o fármacos.

Medir de manera periódica la cintura, que no debe ser mayor a 85 centímetros, brinda un parámetro confiable con respecto a si presentas sobrepeso e, incluso, obesidad en algún grado. En las mujeres se ha notificado que entre 67 y 80 por ciento exceden las medidas de cintura aceptables en términos saludables, debido a que presentan abultamiento en el abdomen, frecuentemente por falta de actividad física.

No se debe subestimar la ganancia de peso, aunque ésta sea anual. De hecho existen estudios de personas que llegan a pesar grandes cantidades por el hecho de haber subido 1 kilo por año, debido a que el sobrepeso y la grasa se acumularon paulatinamente. La obesidad y el sobrepeso conllevan grandes riesgos, y de hecho si se tiene una predisposición genética, un incremento súbito de peso puede detonar el desarrollo de diabetes a cualquier edad, sin síntomas previos.

Empiezan a tener una dificultad para manejar la glucosa por el exceso de carbohidratos y grasa, e inesperadamente aparecen las glucosas altas. Empiezan a sentirse mareadas, con sed, pero ésto puede ser muy silencioso. El ingerir en exceso alimentos calóricos, con contenido alto de grasa y carbohidratos, puede derivar en una alteración de la función pancreática. De igual forma, la ingesta de bebidas alcohólicas, especialmente de cerveza, tiene repercusiones en la ganancia de peso corporal y favorece el desarrollo de obesidad central (alrededor del abdomen) que es factor de riesgo para generar síndrome metabólico (obesidad, diabetes, hipertensión e hipercolesterolemia). A mayor edad, mayor disminución de la función pancreática. En cuanto a los objetivos para la pérdida de peso, los dos pilares son el tener una alimentación sana y balanceada y la realización de actividad física de forma constante. Lo ideal es que la pérdida de peso gradual y de manera supervisada por un especialista, pero además es vital reducir la grasa corporal. Recuerda que la grasa en el organismo lastima venas y arterias, genera alteraciones, incluso tumores, tienes que reducir peso, pero también grasa. En los últimos años, se ha registrado un incremento de hasta 150 por ciento en pacientes con sobrepeso. Exhorto a evitar la ingesta de fármacos o productos milagro para bajar de peso, debido a que pueden ocasionar una serie de efectos secundarios, tales como arritmias o alteraciones en otros órganos vitales. He visto algunos casos por ingesta de estos productos; recientemente tuvimos un caso de problemas en el páncreas y dos de problemas hepáticos, hay que tener mucho cuidado.

El riesgo de la obesidad depende en gran medida de la localización de la grasa, siendo aquélla que se acumula en el abdomen la que afecta en mayor medida al corazón.

  • La obesidad central tiene peores consecuencias para el metabolismo, ya que favorece el desarrollo de diabetes y gota. Además quienes la padecen tienen altas posibilidades de acumular grasa también en otros órganos vitales, lo que favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • Las personas obesas suelen tener asociados otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial.
  • Se estima que la hipertensión es 2,5 veces más frecuente en los obesos que en las personas de peso normal.
  • Entre los obesos, es mayor la incidencia del tipo androide que del ginoide. A igualdad de peso, los primeros tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿Cómo evitar la obesidad abdominal?

  • Practicando una dieta cardiosaludable y baja en azúcares.
  • Realizando ejercicio físico de forma regular.

Share this article

Comments are closed.