La Importancia De Mantenerte Siempre Activa

La actividad física puede parecerte difícil si tienes sobrepeso . Puedes quedarte sin aliento o cansarte rápidamente. Encontrar o comprar la ropa y el equipo adecuados puede ser frustrante. O, tal vez no te sientas cómodo trabajando frente a otros.

La buena noticia es que puedes superar estos desafíos. No solo puedes estar activa en cualquier tamaño, sino que también puedes divertirte y sentirte bien al mismo tiempo.

¿Puedes estar activa?

La investigación muestra fuertemente que la actividad física es segura para casi todas. Los beneficios para la salud de la actividad física superan con creces los riesgos. 

Las actividades discutidas aquí son seguras para la mayoría de las personas. Si tienes problemas para moverte o para mantenerte estable sobre tus pies, o si te quedas sin aliento fácilmente, habla con un profesional de salud antes de comenzar. También debes hablar con un profesional de la salud si no estás segura de tu salud, si te preocupa que la actividad física no sea segura para tí o si tienes

¿Por qué deberías estar activa?

Estar activa puede ayudarte a vivir más tiempo y protegerte de desarrollar problemas de salud graves, como diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y ciertos tipos de cáncer. . La actividad física regular está vinculada a muchos beneficios para la salud, como

  • bajar la presión arterial y la glucosa en sangre , o azúcar en la sangre
  • huesos, músculos y articulaciones saludables
  • un corazón y pulmones fuertes
  • mejor sueño por la noche y mejor humor

Las pautas de actividad física regular como al menos 150 minutos a la semana de actividad aeróbica de intensidad moderada, como caminar a paso ligero. Caminar rápido es un ritmo de 3 millas por hora o más rápido. Una actividad de intensidad moderada te hace respirar más fuerte pero no te sobrecargues. También debes realizar actividades de fortalecimiento muscular al menos 2 días a la semana.

Puedes alcanzar esta meta comenzando con 5 minutos de actividad física varias veces al día, de 5 a 6 días a la semana. Luego, podrías trabajar gradualmente hasta 10 minutos por sesión, 3 veces al día. Si realizas aún más actividad, puedes obtener aún más beneficios para tu salud. 

Cuando lo combinas con una alimentación saludable, la actividad física regular también puede ayudarte a controlar tu peso. Sin embargo, la investigación muestra que incluso si no puedes perder peso o mantener tu pérdida de peso, aún puedes disfrutar de importantes beneficios para la salud de la actividad física regular. 

La actividad física también puede ser muy divertida si realizas actividades que disfrutas y estás activa. Ser activa con otras puede darte la oportunidad de conocer gente nueva o pasar más tiempo con familiares y amigos. También puedes inspirarte y motivarte para mantenerte activa.

¿Qué necesitas saber para estar activa?

Elege actividades físicas que coincidan con tu nivel de condición física y objetivos de salud puede ayudarte a mantenerte motivada y evitar que te lastimes.  Es posible que sientas una leve molestia o dolor muscular cuando te actives por primera vez. Estos sentimientos deberían desaparecer a medida que te acostumbras a tu actividad. Sin embargo, si te sientes mal del estómago o tienes dolor, es posible que hayas hecho demasiado. Ve más fácil y luego aumenta lentamente tu nivel de actividad. Algunas actividades, como caminar o hacer ejercicios en el agua , tienen menos probabilidades de causar lesiones.

Si has estado inactiva, comienza lentamente y ve cómo te sientes. Aumenta gradualmente cuánto tiempo y con qué frecuencia estás activa. Si necesitaa orientación, consulta con un profesional de la salud o un profesional de la salud certificado.

Aquí hay algunos consejos para mantenerte segura durante la actividad física:

  • Usa el equipo de seguridad adecuado, como un casco de bicicleta si vas en bicicleta.
  • Asegúrese de que cualquier equipo deportivo que uses funcione y te ajuste correctamente.
  • Busca lugares seguros para estar activa. Por ejemplo, camina en áreas bien iluminadas donde haya otras personas. Mantente activa con una amiga o grupo.
  • Manténte hidratada para reemplazar los fluidos corporales que pierdas al sudar y para evitar que te sobrecalientes.
  • Si estás activa al aire libre, protégete del sol con protector solar y un sombrero o visera protectora y ropa.
  • Usa suficiente ropa para mantenerte caliente en climas fríos o ventosos. Las capas son las mejores.

Si no se sientes bien, detén tu actividad. Si tienes alguna de las siguientes señales de advertencia, detente y busca ayuda de inmediato:

  • dolor, opresión o presión en el pecho o el cuello, el hombro o el brazo
  • falta de aliento extrema
  • mareos o enfermedad

Consulta con un profesional de la salud sobre qué hacer si tienes alguna de estas señales de advertencia. Si tu actividad te causa dolor en las articulaciones, los pies, los tobillos o las piernas, también debes consultar a un profesional de la salud para ver si necesitas cambiar el tipo o la cantidad de actividad que estás haciendo.

¿Qué tipo de actividades puedes hacer?

No necesitas ser un atleta o tener habilidades o equipos especiales para que la actividad física sea parte de tu vida. Muchos tipos de actividades que realizas todos los días, como pasear a tu perro o subir y bajar escalones en casa o en el trabajo, pueden ayudarte a mejorar tu salud.

Prueba diferentes actividades que disfrutes. Si te gusta una actividad, es más probable que la sigas. Cualquier cosa que te haga moverte, incluso durante unos minutos a la vez, es un comienzo saludable para ponerte en forma.

Para caminar

Caminar es gratis y fácil de hacer, y puedes hacerlo casi en cualquier lugar. Caminar te ayudará

  • quemar calorías
  • mejora tu estado físico
  • levanta tu ánimo
  • fortalece tus huesos y músculos

Si te preocupa la seguridad, intenta caminar en un centro comercial o parque donde esté bien iluminado y haya otras personas cerca. Muchos centros comerciales y parques tienen bancos donde puedes tomar un descanso rápido. Caminar con un amigo o familiar es más seguro que caminar sola y puede proporcionar el apoyo social que necesitas para cumplir con tus objetivos de actividad.

Si no tienes tiempo para una caminata larga, realiza varias caminatas cortas. Por ejemplo, en lugar de una caminata de 30 minutos, agrega tres caminatas de 10 minutos a tu día. Los períodos de actividad más cortos son más fáciles de encajar en un horario ocupado.

Consejos para caminar

  • Usa zapatos cómodos para caminar que te queden bien con mucho apoyo y medias que absorban el sudor.
  • Vístete para el clima si caminas al aire libre. En climas fríos, usa capas de ropa que puedas quitarte si comienzas a calentarte demasiado. En climas cálidos, protégete contra el sol y el calor.
  • Calienta caminando más lentamente durante los primeros minutos. Enfría disminuyendo tu ritmo.

Share this article

Comments are closed.