Tu Corazón Pierde Su Figura, Por La Obesidad

El 29 se septiembre se declaró el Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad para instalar fuertemente la problemática en la agenda pública y sensibilizar a la población acerca de la importancia de la prevención y control, ya que esta condición no solo afecta lo que se ve sino también a uno de los órganos vitales clave: el corazón.

El tejido adiposo que se acumula en tu zona del abdomen, además de un problema desde el punto de vista estético, es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial y varios tipos de cáncer.

Más del 70 por ciento de la población adulta sufre sobrepeso u obesidad, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la obesidad se define como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para tu salud. De acuerdo con las últimas encuestas, seis de cada diez argentinos tienen sobrepeso y de esos seis, dos se consideran obesos.

"El sobrepeso y la obesidad son producto de estilos de vida poco saludables que combinan una mala alimentación con poca actividad física"

Los riesgos de la obesidad

El exceso de grasa corporal aumenta el riesgo de sufrir problemas en tu salud, especialmente enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales, esta condición puede:

-Elevar tus niveles de LDL («colesterol malo») y triglicéridos

-Reducir tus niveles de HDL o «colesterol bueno»

-Aumentar tu presión arterial

-Te causar diabetes

-Te aumenta el riesgo de asma y otros problemas respiratorios

-Te aumenta el riesgo de apnea obstructiva del sueño (AOS)

-Te aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer, tales como el cáncer endometrial, el cáncer de mama, el cáncer de próstata y el cáncer de colon

La epidemia de obesidad tiene que ver con la alimentación, pero también con el sedentarismo 

Aunque no tengas otros factores de riesgo, la obesidad por sí sola aumenta el riesgo cardiovascular, son generalmente 10 años más jóven que aquellos con peso normal. Se ha demostrado que la obesidad duplica el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, ya que favorece la aparición de anomalías en la estructura cardiovascular y en el funcionamiento del corazón

Algunos estudios han demostrado que las personas con sobrepeso a lo largo de toda su vida tienen muchas más probabilidades de padecer un aumento de la masa ventricular izquierda del corazón y del grosor relativo de la pared. Además, cuanto más temprana sea la edad en que tengas sobrepeso, mayor será el agrandamiento del tamaño de tu corazón en los años posteriores de tu vida.

Si tuviste sobrepeso en tus veintitantos años tendrás un corazón un 7% más pesado a los 40 años, que si presentaras sobrepeso a partir o luego de los 60 años.

La mala alimentación contribuye a generar obesidad

Debido a que el tratamiento de la obesidad es difícil y con frecuencia fracasa, es preferible prevenir el sobrepeso a tratarlo una vez desarrollado.

La educación en nutrición, que empieza en los colegios, puede proporcionar a las personas información y quizá motivación para que siempre equilibren el consumo con el gasto de energía. El que mantengas un alto grado de actividad es sumamente útil para lograr este objetivo.

Si estás con sobrepeso u obesidad debes revisar tu dieta y el ejercicio que realizas. Si logras reducir tu peso en un 10%, la probabilidad de presentar una enfermedad cardiovascular grave se reduce en los próximos años.

La obesidad es considerada una epidemia por la OMS

Esto se debe principalmente a que al reducirse la grasa de tu cuerpo también se reduce el desarrollo de las placas de ateroma, lo que consigues mejorar la tensión arterial, además de que también reduces la grasa en sangre (colesterol y triglicéridos) y si tienes diabetes, también logras mejorar el azúcar.

¿Cómo bajar de peso? Algunos tips:

-Pesate regularmente

-Reduce la cantidad de lo que comes y elege productos con menos calorías (reduce grasas e hidratos de carbono o azúcares)

-Acompaña el cambio en la alimentación con la realización de ejercicio, al menos media hora por día

-Ten objetivos alcanzables (pequeños logros promueven grandes cambios)

-Aprende a entender lo que dicen las etiquetas de los alimentos y elige aquellos con menor número de calorías y de grasas (las grasas malas son las trans y las saturadas)

-Incorpora en tu dieta mayor cantidad de frutas y verduras

-Hidrátate adecuadamente

Consigue un descenso del peso corporal y poder mantenerlo en el tiempo contribuye no solo al bienestar general, sino también a proteger tu corazón.

Share this article

Comments are closed.